img 0682Alcorce es una Asociación Familiar orientada a chicos entre 10 y 18 años, que ofrece actividades –atendiendo a las distintas edades- durante las tardes, los fines de semana y en los periodos no lectivos.

El proyecto educativo de Alcorce integra todos los aspectos de la persona. Se trata de ayudar a las familias para que los niños potencien sus aptitudes de liderazgo, forjen su carácter, desarrollen su espíritu crítico frente a la realidad que les rodea, sean constantes en el esfuerzo para conseguir un objetivo, aprendan a respetar el medio ambiente... Cuenta también para esto con unas normas de convivencias que han sido aprobadas por la Junta Directiva.

La finalidad principal es hacer de los socios personas responsables en su estudio, gente que disfrute con el deporte y sepan divertirse con sus amigos.

Una tarea de incalculable valor

Desde los comienzos, -inspirados por el espíritu y las enseñanzas de San Josemaría Escrivá, fundador del Opus Dei-, en Alcorce hemos procurado cuidar la formación humana y cristiana de todos los que participan en sus actividades. Hemos procurado enseñar el valor santificador del trabajo bien hecho, la preocupación constante por los demás, la práctica de las virtudes humanas y el cuidado de la vida de piedad.

Actividades en Alcorce

Las actividades a las que se da más peso y que conforman el núcleo del Club son principalmente aquellas orientadas a la formación intelectual y cultural de los jóvenes:

Estudio

Es la actividad más importante en Alcorce. Contamos con dos salas de estudio con biblioteca de consultas. Se desarrollan cursos de técnicas de estudio y programas de asistencia con los que se pretenden tres objetivos:

Poder estudiar: Asumir un verdadero hábito de trabajo intelectual.

Querer estudiar: Motivar de forma positiva frente al trabajo.

Saber estudiar: Adquirir un método eficaz de trabajo personal.

Scalextric, manualidades, guitarra, biología...

Las actividades ordinarias estructuran el día a día en Alcorce. Además del tiempo de estudio individual, los chicos pueden descubrir nuevas posibilidades para potenciar aficiones y hobbies personales. Se trata de actividades que se adaptan a las necesidades de cada edad y desarrollan capacidades artísticas, musicales y creativas de los muchachos, siempre con armonía con el proyecto educativo: aprender a dejar las herramientas en su sitio, limpiar, ordenar, compartir con los amigos...

Deporte

El objetivo es hacer del deporte un instrumento para la educación de cada chico. El trofeo más preciado es que el jugador aprenda a sonreír al final de cada partido, enseñarle a ganar, a perder y a respetar al contrario. Cualquier deporte resulta adecuado para esta tarea: fútbol, baloncesto, senderismo, mountain-bike...

Campamentos, convivencias y excursiones

En verano, Navidades, Semana Santa y cualquier periodo no lectivo son buenas ocasiones para organizar actividades extraordinarias. Los campamentos, convivencias, cursos de idiomas, excursiones a la sierra... son ocasiones de especial intensidad educativa, que dan pie a trabajar muchos hábitos formativos en los cuales cuesta más profundizar en el día a día. De esta forma, las vacaciones están bien aprovechadas y son muy divertidas.